Doña Rosa.

Contrario a lo que su nombre podría sugerir, doña Rosa no es necesariamente una mujer. Doña Rosa puede ser tanto un hombre como una mujer, un usted, un yo… es en últimas una persona promedio de una sociedad como la colombiana, o como la latinoamericana también (aunque se puede encontrar en todo el mundo).

Una persona promedio que es féliz siéndolo, y que no se interesa por cambiarlo. No, esa persona es féliz leyendo ADN (ó La Razón, ó El argentino, para globalizarlo), viendo Caracol TV (ó Canal 7, por caso), y esperando por su ración diaria de pan y circo. Y, además, es feliz escuchando historias de gente que a diferencia de ella no quiere ser del promedio. Claro, al fin y al cabo esas historias son la base de sus argumentos, el “es que yo escuché…”, “a mí me contaron…” es manantial para sus conversaciones

Doña Rosa, entonces, nunca ha salido del país pero tiene claro que es mejor no decir que es colombiana cuando esté en el exterior. Tiene clarísimo que en Europa no se bañan y por eso huelen tan mal. Cree que cualquier TLC traerá pobreza para el país, sin enterarse siquiera que la ropa que lava le quedó tan limpia por usar su detergente Ariel, de Procter & Gamble.

Jamás ha ido a Argentina pero está segura que todos los argentinos son unos “agrandados”, se enorgullece de su país porque tiene los paisajes más verdes, se averguenza de su ciudad porque no tiene metro, mientras que todas las ciudades grandes del mundo sí. Obvio, el máximo contacto de Doña Rosa con algo semejante a un metro es el Tren de la Sábana, cuando estaba decorado con vistosos motivos de Nestlé.

Pero ojo, Doña Rosa no es exclusiva de Colombia o Latinoamerica. No, Doña Rosa, por ejemplo, es el gringo o el europeo que cuando uno le dice que es de Colombia, hace un cigarrillo imaginario con la mano y dice “drug??”; el que apoya a la distancia a Chávez “porque es el único que se le paró a los gringos”; el que se cree el cuento que la guerrilla lucha por los pobres y desamparados de Colombia. Es más, creo que todos en algún momento hemos sido Doña Rosa, al fin y al cabo no nos las podemos saber todas. Por ejemplo, yo soy medio Doña Rosa con Uribe, confieso. El lío de Doña Rosa, entonces, no es no saber de algo, sino opinar de lo que no sabe, y defenderlo sin argumentos. No se preocupa por ir más allá, sólo vive de lo que ve en la televisión basura, lo que oye o peor, de lo que le cuentan.

Hay que fomentar a las Doñas Rosas

Muchas veces el fondo de todo es que hay gente, con poder, a la que le interesan y se benefician de que existan Doñas Rosas por ahí. Si no no existiría el programa de Jota Mario ni Padres e Hijos hubiera durado tanto. Samuelito no hubiera llegado a la Alcaldía, y la gente no hubiera aplaudido cuando Ménem anunció las naves espaciales que iban a la estratósfera y en dos horas llevarían a los argentinos a Japón, Corea o cualquier parte del mundo

Qué se podrá hacer? Más educación? Unos medios de educación más responsables? ó será más bien que me estoy armando una tormenta en un vaso de agua??? Yo creo que es eso último…

PD: Dejo claro que el Doña Rosa y el doñarocismo es un concepto que leí por primera vez hace mucho tiempo en un blog argentino, y que se refiere a una perosna típica pero imaginaria. No me refiero a alguna Rosa en particular

Anuncios
  1. Por su puesto que todos somos DoñaRosas, pero no es culpa del sistema. No es mas educación o mejores medios de comunicación. Cada uno ve lo que quiere y lee lo que quiere eso siempre ha sido así. Como una amiga me decía: “Es naturaleza Humana”. Solo hay unos pocos que son los responsables de tomar las banderas y salir a luchar por su entorno. La pregunta entonces es simple estas dispuesto a arriesgar todo por los demás. Muchos dirán que no. Los que digan que si, son los seres mas felices del mundo. ( Ser doñarosa es un estado hipnótico que no permite la felicidad, ni la tristeza)

  2. Que sería de la vida sin Doña Rosa?. Todos en este mundo hemos tenido facetas de Doña Rosa, claro siempre por una buena o conveniente causa. Lo interesante es distinguir en qué grado se tiene: Unos buscan poder, otros aceptación y otros tantos solo buscan dispersión. Algunas veces tener actitudes de Doña Rosa son momentos de esparcimiento mental que hacen falta. (Ojo, solo momentos). Tan es así que hasta saber cuál es el “tema de conversación en tu entorno = chisme” es parte de la comunicación diaria y da indicios de cómo se perciben las cosas a tu alrededor.
    Sin embargo, prometer una carrera espacial en un país en vía de desarrollo es un grado muy muy avanzado de Doña Rosa, y probablemente sea un grado mayor el creerlo.
    Es interesante notar que Doña Rosa es parte de una cultura diaria de la que se quiera o no, difícilmente se puede escapar.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: