28/08/2011: Caso grafitero

En el transcurso de la semana que acaba de pasar, el caso de un jóven grafitero que fue asesinado el Viernes pasado por un Policía generó diversos debates en redes sociales y en medios de comunicación tradicionales. De hecho en su edición de hoy, el periódico El Tiempo dedica un gran espacio para tratar el tema. La situación a la fecha es que se manejan dos versiones, la de la familia del grafitero quienes dicen que él se encontraba pintando grafitis a lo largo de la Avenida Boyacá, y la de la Policia, que vincula (como sospechoso, por el momento) al jóven y su grupo de amigos con un atraco a una buseta.

Quiero dar algunos puntos de vista muy personales referentes a lo ocurrido. No tomo posición frente a alguna versión, ya que de eso deben encargarse las autoridades competentes; y me solidarizo con la familia y amigos del jóven grafitero, quien pase lo que pase con las investigaciones no podrá volver a la vida, pero también con el patrullero y su entorno, quienes por cuidar la seguridad de la ciudad está en el ojo del huracán. Aunque dejo claro que cada una de las partes hubiera podido actuar de manera diferente, al menos de acuerdo a lo que se conoce.

Lo primero, tengo entendido que la ley dice que no está permitido pintar graffitis, bien sea en la pared de una casa o en un bien público. Supongo (me dio pereza buscar), que este hecho causa multas y posiblemente una detención corta. Eso significa, entonces, que pintar grafittis conlleva una sanción. Sanción que asumo es ampliamente conocida por quienes lo hacen. Por lo anterior, me parece a mi, si voy a hacer algo que está castigado por la ley, debo asumir las consecuencias de lo que hago. Ojo, la consecuencia en este caso particular no debería ser nunca la muerte, pero sí las sanciones que la ley estipula (insisto, que no conozco).

Segundo, en muchos medios, principalmente en redes sociales, he visto como han condenado lo sucedido diciendo que “los graffitis son arte”. Ok, es una arte pero está prohibido. Vivimos en una democracia (no demasiado confiable pero es lo que hay) en la cual se supone que como sociedad tenemos la opción de decidir las reglas que van a regular nuestro comportamiento colectivo. Y como lo comenté en un post anterior, en muchos casos parece que la ley no representa nuestras costumbres, nuestro pensamiento y nuestra forma de pensar y actuar. Qué tal si en cambio de votar por el candidado que regale tamal y prometa metros imposibles votamos por uno que ajuste las leyes, las oportunidades, etc a lo que en realidad como sociedad queremos? Siempre es más fácil criticar sin siquiera tomar una posición proactiva frente a lo que pensamos. Pero mientras tanto, convengamos que frente a las normas vigentes pintar un graffiti es sancionable, así no estemos de acuerdo.

Respecto a lo anterior, estamos dispuestos a asumir que el graffiti es arte?. Porque claro, existen los grafiteros que presentan sus opiniones y sus puntos de vista de manera original y elaborada, y sobretodo no invasiva. Por ejemplo, todos los días tomo una buseta que va bordeando el canal que hay en el separador de la 19,y me parece interesante los graffitis que allí hacen, que creo no generan malestar a nadie. Pero también existen los vandalitos que escriben cualquier cosa, ensuciando fachadas de propiedades privadas y bienes públicos, por ejemplo. Cómo diferenciarlo? Cómo promover lo primero y castigar lo segundo?. Estamos dispuestos a que nuestra casa aparezca pintada, bajo el amparo de la ley? Insisto, ahí seguiremos considerando que “los graffitis son arte”?

Finalmente, la situación de la Policía. Lo primero que hay que decir es que se debe esperar el resultado de las investigaciones pertinentes, que dependiendo del resultado serán aprobadas o rechazadas por la gente del común. Al menos por la que ha tomado posición frente a la situación. Pero hay que dejar y tratar de entender el contexto: Hay denuncias de un atraco a una buseta un Viernes a las 11PM, se encuentra un grupo de personas cuyas características preliminares se asemejan a un grupo que está bajo un puente, y que sospechosamente huyen annte la presencia policial. A esto hay que sumarle las críticas a la acción de la Policia, con una ciudad que se percibe cada vez más insegura y peligrosa. Ojo, no quiero justificar nada de lo que pasó, pero sí tratar de dejar claro el contexto.

Y a eso sumarle el trato que le han dado a la Policía. Porque a veces pareciera que todos jugamos a ser los anarquistas, y la Policia entonces no hace más que reprimir, no permiten la libertad de pensamiento, bla, bla, bla. Pero pasa algo, y esperamos que la Policía sea la primera en llegar y actuar. En qué quedamos? Hoy leí en El Tiempo que un periódico de importancia nacional hizo una caricatura en la que los ridiculizaban tratándolos como simios. Simios? Al fin y al cabo son los que se juegan la vida para hacer de Bogotá y de Colombia un lugar más seguro, son los que se tienen que enfrentar día a día con toda la crapulencia que abunda en nuestra sociedad. Sí, ladrones, asesinos, violadores, estafadores, dealers, etc, etc, etc. Que últimamente no están muy afinados, y Bogotá está como insegura, pero eso es otro tema. Y además, aunque hay que esperar el resultado de las investigaciones, pareciera que en este caso hubo un error, no premeditado, que derivó en la muerte de una persona. Algo que es irreparable. Y si se comprueba que el jóven asesinado no era atracador, el patrullero que disparó deberá pagar por sus actos. Pero que no nos olvidemos que ellos son los que se juegan su vida para que la nuestra sea más tranquila

Pero bueno, me parece que toda esta situacíón deja bastantes enseñanzas y puntos en los que pensar, referente tanto a la función de la Policía como la nuestra como sociedad democrática. Pero, tristemente, además de todo, el tema deja una persona asesinada, al menos a la fecha y pendientes de las investigaciones, de manera errónea. Y eso sí es irreparable…

 

Anuncios
    • julian
    • 28/08/11

    no se cuentas personas comentan su blog, pero compañero… la cosa esta en que la brutalidad d elso castigos de una sociedad y la permisibilidad de la misma es reflejo de nuestra forma de ralcionarnos con el mundo….. siempre será grave observar estas formas de castigo

  1. Creo que lo que sucedió se dio bajo la sospecha que ellos eran los autores del atraco a la buseta. Sospecha que se hubiera aclarado si estas personas no huyen al ver a la Policía.

    Hasta este momento, y de acuerdo a la versión de familiares y amigos, la reacción de la Policía en este caso fue repudiable, pero habrá que esperar el resultado de las investigaciones…

  2. Muy equilibrado tu punto de vista. Ademas muy valiente, en estos casos todo el mundo toma partido por la víctima, que por lo demás no debió salir corriendo a esconderse. La policía sufre todos los días peligro de muerte y puede morir en un instante.
    Comparto tu opinión. Está mal que uno tenga que morir por andar de desadaptado social pero la policía estaba actuando dentro de las reglas y procedimientos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: