Posts Tagged ‘ Studying English aboad ’

Malta: Generalidades / General overview

Después que mi mamá me regaló de graduación un viaje a la Argentina, decidí que debía estudiar algo relacionado con negocios internacionales y principalmente me diera la oportunidad de viajar. Así que, cuando aproximadamente un año atrás empecé a considerar la opción de renunciar a mi trabajo, mi mamá me aconsejó estudiar inglés por todo lo que me puede servir para mi carrera y porque después sería más díficil encontrar el tiempo para hacer algo así. Finalmente me decidí y me preparé para viajar de nuevo, más por tener de nuevo una experiencia internacional (con todo el crecimiento personal que eso implica) que por el inglés.

Mi presupuesto era apenas el adecuado para un viaje de dos o tres meses, así que de entrada destinos conocidos por ofrecer cursos de idiomas como Australia, Nueva Zelanda o Sudafrica quedaron descartados; no valía hacer viajes tan largos para tan poco tiempo. Se presentaban entonces las opciones de Inglaterra y Estados Unidos, pero Inglaterra era demasiado costoso y Estados Unidos es un país que ya había visitado en dos oportunidades, y la idea, como dije anteriormente, era conocer nuevos países y culturas.

Asi fue que sin pensarlo, Malta ingresó en mi abanico de opciones. Yo sabía de la isla por una materia que ví en la universidad, pero teniendo en cuenta su ubicación justo al sur de Sicilia, creí, erronéamente, que hablaban italiano. Despues de leer Wikipedia investigar un rato, supe que Malta fue una colonia británica hasta 1.964 y que, dentro de las costumbres que quedaron, está el inglés (es uno de sus dos idiomas oficiales) y el manejo por el lado derecho. Con ésta información, y viendo los buenos costos de estudiar inglés en este país, contacté personalmente algunas escuelas de inglés y me decidí por la más económica.

Así fue que, luego de hacer el pago y de una estresante e intimidante entrevista en la Embajada de Austria (como Malta no tiene embajada en Colombia, sus asuntos son atendidos por la embajada austriaca), me encontré listo para este viaje que sin lugar a dudas es de las cosas más interesantes que me han ocurrido en la vida. Después de viajar durante 34 horas, llegué al Aeropuerto Internacional de Malta preguntándome qué sería de mí en esta nueva experiencia fuera del país.

He de decir, sin embargo, que mi primera impresión de Malta no fue muy buena. No sé si fue por el cansancio obvio después de semejante viaje, pero la isla se me hizo muy diferente a lo que yo me esperaba de un país europeo (era la primera vez que iba a ese continente). Después del tránsfer desde el aeropuerto al hotel, me dí cuenta que Sliema, la “ciudad” en la que viviría estaba muy bien ubicada y era bastante agradable. Pero, ya mirando en retrospectiva qué puedo decir? Únicamente que fue una experiencia perfecta que disfruté mucho y que tuvo muy buenos momentos.

A pesar de haber sido escogida por ser la más barata, mi escuela, IELS, resultó excelente: Económica, con buena infraestructura, moderna, bien ubicada y con profesores realmente comprometidos por ayudar a sus estudiantes a mejorar sus capacidades en el idioma. Malta es un país lleno de gente muy amable (aunque a veces ruda), con espectaculares paísajes y ciudades históricas como la misma Sliema, la capital La Valleta y Mdina. Además encontré que es un lugar económico, con un muy buen sistema de transporte local y con una vida nocturna realmente atractiva, concentrada principalmente en una zona conocida como Paceville que es tán exótica que hasta merece un post especial sólo para hablar de ella.

Ya después de casi cinco meses de haber vuelto, todavía recuerdo con algo de nostalgia absolutamente todo: Si estuviera allí iría a clase, llegando inintencionalmente un poco tarde a la primera lección de la mañana, aprendería y disfrutaría las clases hablando de todo tipo de temas con gente de todas partes del mundo y pediría vouchers de trago gratis para la noche. Al salir me comería un delicioso Club Wrap en La baguette y me iría a mi cuarto a dormir una siesta o trotaría al borde del Mar Mediterráneo. Y por la noche me iría a Paceville, a pasarla muy bien con mis amigos gastándome menos de 5 euros, llegando tipo 4 o 5 de la mañana de vuelta al hotel.

Pero lo mejor de toda la experiencia vivida en Malta fue tener la oportunidad de conocer gente de países tan exóticos (así como para ellos debió haber sido exótico conocer a alguien de Colombia) como Kazakhstan, Corea o Reunión, y compartir y comprender diferentes maneras de pensar y de vivir. Personalmente, pienso que ésa es la mejor manera de aprender y ayuda a estar preparado para desenvolverse en un mundo cada vez más globalizado.

Si bien en Colombia hay excelentes lugares en los que se puede estudiar inglés (como el British Council, el Centro colombo americano o Berlitz, por ejemplo) de manera más económica (teniendo en cuenta que el costo de estudiar afuera incluye el dinero que se deja de recibir por el parate laboral que implica), no cambiaria por nada esta experiencia magnífica. Realmente creo que vale la pena!

Since my mom gave me as my graduation present an one-week trip to Argentina, I decided: I would study some career related with international business, preferably including traveling. So, loosely one year ago, when I started to feel fed up with my job and, again, my mother suggested me to study English, I prepared myself to go abroad, more for the experience than for the English itself.

My budget was just enough  to travel for two or three months, and for that reason I didn’t consider destinations like Australia, New Zealand or South Africa. The flight time and cost are not worth for such a short time. So, I had just two obvious options to pick from: United States and England. The problem was that England is too expensive and in the other hand I had been in the States twice before, and as I said before, the idea of the trip was to experience by meeting new countries and cultures.

Suddenly, Malta came into my mind. As I had an “European Union” class in my university, I had known it was a tiny island located just south of Sicily, but, probably because of that I was wondering they speak Italian. After some Wikipedia investigation, I realized it was a British colony until 1.964, so they keep some British costumes, like the idiom and the left-side driving style. Without using an agency, I contacted some Maltese English schools and after some comparison I did my take for the cheapest one.

So, after the payment and a stressful interview at the Austrian Embassy (Malta doesn’t have an embassy here), I was ready for this trip that surely have been a milestone in my life. After a 34 hours long journey (just because I am very mean wanted to save my money) I arrived at Malta International Airport and wondered about the new experience that was just beginning by that time.

I have to say that my very first impression was not good at all. I don’t know if it was because my tiredness after that long flight or what else, but according to my first sight Malta seemed to be different of what I could expect from an European country (this was my first time in the continent). After a short transfer to my hotel, I realized I would live in the trendy and beautiful city of Sliema. But, after that, what would I say? Just that everything went perfect, I had such a nice time and enjoyed it as much as possible

Despite being one of the cheapest options, my school, IELS, was excellent: Very close to my hotel, with good infrastructure and principally, with really committed teachers who give their best for making their students improve their English level. Malta is a beautiful island, with really nice (sometimes rude, also) people, lot of amazing landscapes and small lovely cities, such Sliema, La Valleta or Mdina, just to write off some of them. Additionally, I find it as a economical place, with an efficient transportation system and an amazing night life in that crazy zone called Paceville, which deserve a post just to talk about it.

After loosely 5 months from my arrival, I’m still missing all that moments I lived there: I would be just five minutes late for the first lesson (“Colombian time”), enjoy the lessons and speaking with people from different cultures about all kind of topics. After class, I would eat a delicious “Club wrap” in La Baguette, and then take a nap or going jogging by the strand, just close to the Mediterranean sea. And in the night, oh, the night, I would go to Paceville, spending less than 5 euros but having a really good time with my friends from all around the world. Ohhh… how I miss that!!!

But, above all, the best thing of the whole Maltese experience was to have the chance to meet and share really good and unforgettable times with people from all around the world. I met people from exotic places (at least for me, as I’m sure for them was also crazy to meet somebody from Colombia), like Korea, Kazakhstan, Reunion, among others… That makes you to understand there are different ways of living and thinking, and helps to improve your acknowledge about the world and its habitants.

Even if in Colombia there are a lot of good places to study English (Like the British council or Berlitz, for example) that for sure are cheaper than the whole budget you must have for traveling abroad, I wouldn’t change this incredible experience for anything in the world. I do really thing it worth it!

All the pictures taken from Julia Dsyuba’s Facebook. All the credits to her

Anuncios