Posts Tagged ‘ Corrupción ’

El mejor trabajo del mundo

Sale a manejar con unos tragos encima. No se deja practicar el examen de alcoholemia porque él es Senador de la República. Tampoco tiene pase, pero moviendo influencias consigue que le expidan uno a los tres días.

Se escuda en haber sido elegido por 50 mil personas, por lo que la ley no le aplica como al resto de mortales. Y cuando los mismos que lo eligieron le exigen dejar el cargo, se estresa y obtiene una incapacidad por 72 horas (!).

Asco

PD: Ojalá que al menos los tamales, arepa e´huevo y demás delicias gastronómicas que debió repartir para ser elegido hayan estado ricas.

La Calle 26, #simbólicamente

A pesar de estar evidentemente inconclusa, el próximo Viernes 30 de Diciembre será entregada la Calle 26 en Bogotá, vía que ha estado en el foco del huracán por los atrasos en su ejecución y la corrupción que ha rodeado su ejecución.

La fecha coincide con el último día de funciones de la alcaldeza encargada de Bogotá, Clara López, quien dará paso a Gustavo Petro, elegido en las elecciones realizadas algunos meses atrás. La alcadeza, quien fue designada para reemplazar a Samuel Moreno, encarcelado actualmente por sus escándalos de corrupción durante su nefasto mandato, ha aprovechado la ocasión para acumular un interesante caudal político, tanto a manera personal como a nivel partido.

Para un político, lo mejor que puede pasar es que su antecesor tenga una pésima imagen y haya realizado una muy mala gestión, pues en la ciudadanía queda la imagen de que el reemplazante es un salvador. Se me ocurre el círculo vicioso de la Argentina, donde siempre después de las crisis aparece un ‘caudillo’ que salva al país (Néstror Kichner) y otros que aprovechan las mijagas que deja ese supuesto caudillo (Cristina Fernández de Kichner). En este caso, tomar el poder permitió a López posicionarse como una excelente alcaldeza luego de la escandalosa salida de Samuel, lo que a su vez permitió que antes de lo esperado el Polo pudiera ‘limpiar’ su imagen ante la ciudadanía. Una encuesta realizada hace una semana por Gallup indica que la corta gestión de la actual alcaldeza tiene un 72% de aprobación entre los bogotanos.

Al beneficio de una situación de “peor no se puede estar”, se suma el ‘autobombo’ que la alcaldeza se está dando, como por ejemplo imprimiendo constantemente separatas que envía dentro de los diarios de mjayor circulación local en los cuales muestra avances de su gestión, como por ejemplo el anuncio de la construcción de la primera línea del metro, tema que tiene más de cuatro años de vigencia. La alcaldeza ha sabido recoger las mijagas que han quedado sobrando por ahí, lo que, como ya se vio, le permitió ampliar su capital político.

Ahora, a punto de irse de la alcaldía hará una entrega simbólica de la Calle 26, una de las avenidas más importantes y emblemáticas de Bogotá, a pesar que no está ni cerca de estar completa. En efecto, diarios como El Tiempo y Publimetro hicieron hincapié en la situación de la obra, mostrando los evidentes retrasos en sectores como el parque bicentenario, el deprimido del concejo, los parqueaderos para los buses de Transmilenio y la falta de conexión entre el portal del sistema masivo de transporte y el Aeropuerto ElDorado. Eso a la señora López no le importa, pues al fin y al cabo la memoria colectiva bogotana, casquivana como pocas, se quedará con que en tampoco tiempo “antes es mucho lo que hizo”.

Fue muy inteligente la alcaldeza, acumulando caudal político para ella y salvando a su Partido. No se me haría raro que en 4 años, cuando se esté terminando el periodo de gobierno de Petro, aparezca esta señora como una de las más firmes candidatas para hacerse al segundo cargo de mayor importancia del país, todo gracias a un mandato corto sustentado en la sensación de que ya nada podía estar peor.

 

Servidor público, por el pueblo ó por la plata?

Juan Manuel Corzo, presidente actual del Senado y abonado a las noticias infames de nuestro país, constante y cínicamente busca la manera de lograr incrementar sus beneficios y los de la institución que representa. Hace poco se quejó porque su sueldo, más de 30 veces superior al salario mínimo decretado en el país, no le alcanzaba para la gasolina de sus carros. Ahora lidera peticiones para la renovación de los automotores de los congresistas.

Tomada de El Tiempo

A la luz de los hechos, no deja de ser descarado. Pero claro, resulta que mientras más uno gana, más uno gasta, así que, aunque para cualquier peatón los sueldos y beneficios de un congresista son exhorbitantes, para ellos, por su estilo de vida, es apenas lo adecuado.

Hasta acá pareciera que les estoy dando la razón a los descarados congresistas, que para colmo casi nunca asisten a las sesiones parlamentarias. Pero no (?). El estilo de vida que ellos manejan es el que terminan adquiriendo por sus niveles de ingresos. Y esos elevadísimos niveles de ingresos son los que al fin y al cabo la sociedad les está financiando. Por su comportamiento, y por el orden de importancia que le dan a los temas con los que diariamente tienen que tratar, da la impresión que el objetivo último que siguen nuestros congresistas es el de hacerse ricos y poder sostener un elevado nivel de vida, en cambio de en realidad cumplir su función de ser representantes de toda la sociedad y proponer normas que mejoren su calidad de vida.

Por eso creo que se debe ajustar el salario y los beneficios que se les otorga, de tal forma que se pueda asegurar que asumen su cargo más por su deseo de contribuir al país que por el dinero. El congresista que en realidad quiera aportar a la sociedad no debe requerir un salario alto, y el que busca ‘taparse en plata’ no se lanzará a un puesto que económicamente no le saldrá atractivo. Obvio, entiendo que en varios casos los congresistas son personas muy reconocidas en el ámbito profesional, por lo que el tiempo que dedican a legislar les implica un costo de oportunidad por no ejercer su profesión en el sector privado, pero se debe buscar asignar salarios que cubran tal diferencia y además garantizar el compromiso ciudadano de estas personas.

De tal manera, se garantizará que las personas que ocupen estos cargos realmente tengan vocación por lo que hacen, cumplan de una mejor manera su función y al mismo tiempo se ahorrarán importantes dineros públicos que se pueden destinar a cubrir otras necesidades más urgentes y más relevantes para nuestro país.

 

20/09/2011: Los políticos colombianos: No se hace un caldo…

Hoy buena parte del interés de la opinión pública nacional estuvo centrado en la audiencia en contra del destituido alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, por el llamado ‘carrusel de la contratación’, que involucró a diversos políticos de la esfera distrital y nacional, como su hermano Ivan, aparentemente más crapula que él.

Por su parte, entre el Jueves pasado y hoy, el presidente del Congreso, senador Juan Manuel Corzo, ha dado todo un manual de cínismo y descaro al auto otorgarse un subsidio para poder pagar la gasolina de los vehículos oficiales en los que se transporta, a pesar de ganar más de 16 millones de pesos mensuales; dando a entender, además, que si no hubieran aprobado su proyecto habría robado dinero del Estado para satisfacer su deseo.

Para completar, me puse a leer la Revista Semana y me encontré con la historia del senador Juan Carlos Martínez (del que sinceramente no sabía nada), quien aunque está en la cárcel sigue manejando buena parte de la política en Colombia, a pesar de ser un tipo implicado en escándalos de corrupción, narcotráfico, entre otros. Mejor dicho, el tipo es más escoria que Samuel, Corzo, Piedad y Cano juntos…

 

Y entonces me pregunto: No son ellos los supuestos representantes del pueblo? No son los encargados de guíar a un país y de dictar las normas que nos regirán a todos? Teniendo en cuenta que trabajan en cargos públicos y su sueldo (y lo que se roban) proviene de los impuestos, no somos nosotros, los colombianos, sus patronos? No deberían trabajar para nosotros como sociedad y no a pesar de nosotros?

De qué nos sirve ser un país supuestamente democrático? Para seguir escogiendo a este tipo de escorias? Para en cada votación dejar que los mismos sigan robando y darle la oportunidad a nuevos a que lo hagan?

Es muy triste esto. Pueden estar en la cárcel pero siguen haciendo de las suyas, y nadie puede hacer nada. Son los encargados de diseñar las normas que regirán a la sociedad y de frente advierten que van a robar. Para dónde vamos? Qué esperanzas tenemos acerca del futuro de nuestro país? Personalmente cada vez creo menos en nuestras instituciones, creo menos en todo esto… Y no hay nada más triste que eso

 

15/09/2011: El Congreso hace las leyes, el presidente del Congreso es una escoria… las leyes del país están hechas a la medida de escorias?

Corrupto y crápula como pocos, el atorrante presidente del Senado, Juan Manuel Corzo, afirmó que su sueldo de 16 millones mensuales líquidos más bonos no le alcanzaba para ponerle gasolina a sus dos carros oficiales. Sí, es la misma escoria que hace menos de un mes presentó un proyecto que pretendía revivir la inmunidad parlamentaria.

La verdad me hace acordar de hace algunos años cuando la guerrilla decía que todos debíamos apoyar la revolución, que para eso era que existían los secuestros, atentados y voladuras de torres. En aquella época nos tocó salir a la calle a decir que ellos no nos representaban. Claro, ellos eran (son) la peor escoria del mundo todo, no se podía esperar nada de ellos. Pero éste señor, presidente de la institución encargada de dictar las normas que rigen este país, está diciendo de frente y de la manera más cínica y descarada que planea seguir robándonos, que es un ladrón de cuello blanco. Qué podemos esperar del Congreso? Qué podemos esperar del país?

Sencillamente somos un país inviable, la crapulencia ya penetró hasta la supuestamente más sagrada de las instituciones. No se ve salida a nuestra situación ni a un lado ni a otro. Definitivamente a mucha gente le favorece que todo vaya patas arriba.

Hay que ser una porquería en la vida….

05/09/2011: Accidente en #Transmilenio… Yupi (?), caigámosle todos!

En la mañana de hoy, alrededor de las 8 AM, ocurrió un choque de Transmilenios que involucró a tres articulados, dejando 86 heridos, de los cuales dos continúan en estado grave. Aparentemente, el accidente se debió a la imprudencia de la conductora del primer bus, quien frenó de forma brusca, dejando sin capacidad de reacción a los dos buses que la seguían.

Inmediatamente, varios personajes públicos, incluyendo periodistas pagos como Vladdo y candidados a la Alcaldía de Bogotá, aprovecharon la situación para atacar al sistema de transporte masivo, potencializando campañas que están constituidas sobre la idea del Metro, tal como sucedió hace cuatro años con el ahora destituido alcalde corrupto y hampón Samuel Moreno.

No nos digamos mentiras: Actualmente, Transmilenio apesta. Inseguridad en buses y estaciones, congestión, horrible planificación de rutas y horarios, incomodidad, entre otros, hacen que quienes utilizamos al sistema nos sintamos haciendo un sacrificio. Pero tampoco nos olvidemos que las dos últimas administraciones distritales, ámbas bajo el mandado del Polo Democrático Corrupto Alternativo han hecho todo lo posible para amigar a la gente con la idea del Metro, lo que, como no podía ser de otra manera, generó aún mayores recelos hacia Transmilenio.

Fue así como en los últimos años la calidad del servicio disminuyó, con una pésima planificación de rutas, disminución de la oferta de  buses en horas pico, aumento del valor de pasajes, entre otras situaciones. Claro, la idea de una ciudad enemistada con su sistema de transporte facilitaría la venta de humo con un sistema como el Metro, y además incentivaría al uso de los otros sistemas de transporte existentes, como los vetuscos buses y busetas que contaminan la ciudad. Y ya sabemos de donde viene la plata que financia las campañas del Polo. Ojo, no hay que desconocer tampoco escándalos que vienen de administraciones anteriores, como las lozas dañadas de la primera fase del sistema. Lozas que desde mi desconocimiento conjeturo como posibles causantes del accidente de hoy.

Pero no nos olvidemos que para ésta fecha el sistema no debería estar tan congestionado como está ahorita, por la simple razón que al momento de inaugurar el sistema se esperaba que Transmilenio operara en la mayoría de las vías importantes de Bogotá. Repasemos: A la fecha deberían estar funcionando o al menos en constucción troncales por la Carrera Séptima, Calle 170, Avenida Boyacá, Calle 19, Calle 200, ALO, Avenida 68, Avenida Ciudad de Cali, Calle 6, Avenida los Cerros. Ojo, todo lo digo en base a la siguiente gráfica tomada de este documento de la CEPAL (ni siquiera de un organismo nacional como para que no hayan dudas). Habría tal congestión e incomodidad en el sistema si se hubiera seguido el plan? Yo personalmente creo que no.

Además, y contrario a la idea que nos quieren vender, Transmilenio es la mejor solución para una ciudad que no puede darse el lujo de gastos innecesarios, y en la que bien se sabe cuántos tropiezos existen en nuestro país cuando se tratan de obras de gran tamaño. La siguiente gráfica, que aunque data de 2.003, nos puede dar una idea: Transmilenio para esa época (debe ser la misma situación ahora gracias al Polo) tenía la capacidad de movilizar 45.000 pasajeros / hora, solo superado por el metro de Bangkok, que podía movilizar 50.000 pasajeros / hora. La diferencia es que mientras que para construir el Metro de Bangkok se invirtieron 1.700 millones de dólares, Transmilenio requirió 213 millones… Huelgan las palabras.

Finalmente, hay quienes quieren hacer creer al común de la población que un Metro es lo máximo. Claro, qué porcentaje de los bogotanos han montado en metro (que no sea el de Medellín); y, peor aún, qué porcentaje ha montado en Metro en condición de residente de una ciudad y no de turista?. El metro también se llena, en el Metro hay vendedores ambulantes, el Metro también se demora… Es más, el Metro también es propenso al clima, en Nueva York, por ejemplo, ha pasado que el sistema no funcione por inundaciones causadas por una lluvia que en Bogotá sería apenas normal.

Entonces, la situación ocurrida hoy me deja bastante preocupado. Claro, me preocupa de forma inmediata la salud de los heridos y el esclarecimiento de las causas del accidente. Pero a más largo plazo me preocupa el efecto que la situación pueda traer frente a las elecciones que se avecinan. Personajes nefastos, que aunque nefastos son vivos, y empiezan a hacer de las suyas, pues saben que se pueden llevar una muy buena tajada de un contrato del valor que tendría el del Metro. Ojalá entonces el debate no se sesgue como suele ocurrir, y los medios de comunicación contribuyan brindando información verídica que acerque a los bogotanos a una realidad no distorsionada.

Yo, mientras tanto, espero que mejoren el servicio del Transmilenio antes que colapse del todo. Pero lo respaldo como medio de transporte para la ciudad de Bogotá.

La vergüenza de la sociedad / You should be ashamed of yourself

Dígame qué se siente? Si, capaz que tiene mucha plata, mucho poder, muchos amigos… Posiblemente pueda darse muchos lujos, que a la mayoría de las personas (ni siquiera en Colombia sino en el mundo entero) les costaría una vida lograr…Pero, qué se siente?

Qué se siente saberse la escoria de la sociedad? Qué se siente ser incapaz de lograr las cosas honestamente, trabajando…?  Qué se siente ser tan poca cosa?

Dígame, puede ver a sus hijos a la cara? No se siente avergonzado? No es muy triste que todo lo que usted ha logrado es pura mentira? Qué nada de lo que usted tiene es suyo? Qué hay gente que SÍ trabaja por lo suyo, que todo lo logra con esfuerzo, mientras usted se hace uso de su poder y su crapulencia?

Es muy triste lo suyo. Y por eso lo compadezco… Debe ser terrible ser tan poca cosa. Más allá de las condenas y multas que le puedan poner (igual en tres años estará en libertad), no debe haber mayor castigo que verse a un espejo y saberse usted…

(For those who don’t know, in the last time Colombian media have been filled with news about corrupts, people who had stolen the public money and properties for their own benefit. Aparently (and I say that word to avoid legal troubles), the Bogotá’s mayor and the public health system managers are involved)

Please, tell me how do you feel… Yes, probably you have a lot of money, a lot of power, a lot of “friends”. Maybe you can have a luxury life, a kind of life that most of the people (not just colombians, but also from all around the world) would never face… But, how does it feel?

How does it feel to be the waste of the society? How does it feel to be unable to achieve your aims legally, working for them? How does it feel to be such a tiny thing?

Tell me, can you see your children directly to their eyes? Don’t you feel ashamed? Isn’t it so sad to realize that everything you have is just a lie, that it is not your? Isn’t so sad to find that the most of the people DO work for what they are looking for, giving their best, while your are making use of your power and your devilry?

It’s too sad your life. And because of that I commiserate you… It must be awful to be that tiny thing. Beyond the punishments and the fines you could face (anyway in less than three years you’ll be free again), it should be not a greater pain that looking yourself in the mirror and realize that it is you…